ONU alerta que 75 mil niños podrían morir de hambre en Nigeria

223

LAGOS.- Cerca de 75 mil niños podrían morir en el próximo año por la hambruna generada por el grupo extremista, Boko Haram en Nigeria si los donantes no responden pronto, advirtió la agencia de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF. Esto representa muchas más vidas perdidas que las 20 mil víctimas de los siete años de revuelta islamista.

La severidad del grado de malnutrición y el elevado número de niños en riesgo de muerte convierten a la crisis en el noreste de Nigeria en quizá la más grave del mundo, según Arjan de Wagt, nutricionista de UNICEF en el país nigeriano, situándola entre un 20 y un 50 por ciento de menores, en determinados puntos de la región, que presentan malnutrición severa. Según el nutricionista, los niños están falleciendo porque los donantes no responden a las peticiones de ayuda.

La mayoría de los menores más malnutridos fallecen por enfermedades secundarias como diarrea o infecciones respiratorias, explicó De Wagt en una entrevista con The Associated Press. “Pero con la hambruna, realmente se mueren de hambre y eso es lo que está ocurriendo”, apuntó.

“A nivel global, esto no se ve. Hay que remontarse a lugares como la Somalia de hace cinco años para ver esos niveles”, señaló de Wagt. Casi 260 mil personas murieron en Somalia entre 2010 y 2012 por una intensa sequía agravada por la guerra. En ese momento, Naciones Unidas dijo que la ayuda tenía que llegar más rápido.

UNICEF dobló el jueves su petición para Nigeria. Según la agencia, se necesitan 115 millones de dólares para salvar a los niños cuyas “vidas cuelgan literalmente de un hilo”. Por el momento sólo se han recaudado 24 millones de dolares.

La falta de dinero ha supuesto que unas 750 mil personas que viven en zonas inaccesibles no puedan recibir ayuda este año, informó la vocera Doune Porter.

La mayoría de los aproximadamente 2,6 millones de personas que se estima huyeron de la insurgencia de Boko Haram, son granjeros de subsistencia que no han podido plantar cosechas durante dos o más años.

Varios miles de personas abandonaron campos de refugiados este mes para regresar a localidades aseguradas en por el ejército nigeriano. Sin embargo, es demasiado tarde para plantar ya que la temporada de lluvias está a punto de finalizar. Mientras, Boko Haram sigue atacando lejos de zonas urbanas.

Entre la población en peligro hay alrededor de 2,2 millones de personas atrapadas en zonas en las que opera la milicia radical o que han sido liberadas recientemente, pero que siguen siendo peligrosas para acceder a ellas por carretera, dijo de Wagt. De estos dos millones, 65 mil padecen hambruna.

“La crisis ha alcanzado niveles alarmantes para personas que han buscado refugio en localidades controladas por el ejército y que dependen totalmente de ayuda exterior que no les llega”, dijo el miércoles la organización Médicos Sin Fronteras.

“Muchas familias sólo comen una vez cada varios días y normalmente sólo gachas de avena aguadas”, señaló la portavoz de la organización Oxfam, Christina Corbett.

“Se van a la cama hambrientos y se levantan sin forma de cambiar su situación”, declaró Corbett.

La UNICEF limitó su labor en la región cuando combatientes de Boko Haram atacaron una caravana humanitaria escoltada por el ejército en julio. Un trabajador del ente internacional y otros resultaron heridos por el impacto de un cohete en un vehículo blindado.

No obstante, Wagt aseguró que la agencia sigue entregando alimentos de emergencia en helicóptero y entrenando a trabajadores sanitarios locales para que tratar a niños malnutridos que viven en zonas peligrosas.

Médicos Sin Fronteras (MSF) dijo que los mayores niveles de malnutrición infantil están en Maiduguri, una ciudad nororiental donde no hay conflicto y en la que cooperantes trabajan desde hace dos años.

“La tasa de mortalidad es cinco veces mayor de lo que se considera una emergencia, y la principal causa es el hambre”, dijo la ONG en un comunicado.

AP