Merkel confirma que el ataque de Berlín fue “un atentado terrorista”

216

La canciller alemana, Angela Merkel, ha confirmado que el ataque de este lunes por la noche contra un mercadillo de Navidad en el centro de Berlín, que ha costado la vida a 12 personas y ha dejado heridas a otras 48, es “un atentado terrorista” y que su supuesto autor “es un refugiado que había pedido protección” en Alemania. Los primeros datos de la policía ya apuntaban hacia ese hecho, ya que el camión de gran tonelaje que arrolló a ciudadanos inermes “fue conducido deliberadamente hacia la multitud”; el verdadero conductor habitual del vehículo fue asesinado a tiros y la acción era muy similar a la perpetrada en julio por terroristas yihadistas en Niza (Francia). La radio pública de Berlín asegura que el autor del crimen es un paquistaní de 23 años, con antecedentes por delitos menores, que había pedido asilo en la capital alemana a primeros de este año.

“Con los datos que tenemos tenemos que partir de la base de que se trata de un acto terrorista”, ha dicho Merkel.

“Todas las investigaciones policiales ante el presunto atentado terrorista en Beitscheidplatz continúan a toda velocidad y con el cuidado necesario”, ha manifestado la policía a través de su cuenta oficial en Twitter. Está previsto hoy haya una comparecencia policial para dar los pormenores del brutal atropello de 60 personas mientras el camión recorría 50 metros por el interior del mercadillo, entre casetas de comida y puestos de venta de adornos. Entre los heridos hay un español, que sufre fracturas en tobillo, tibia y peroné y cadera.

Las fuerzas de seguridad alemanas han mantenido desde el primer momento una gran cautela a la hora de divulgar cualquier dato o calificativo sobre la naturaleza del ataque nocturno en una zona peatonal en la Breitscheidplatz, en el centro de la capital alemana. No obstante, el propio ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, reconoció de madrugada, tras recibir los primeros datos fiables del ataque: “No quiero usar aún la palabra atentado, aunque muchos elementos apuntan en esa dirección”. La Fiscalía General Alemana ha asumido las investigaciones.

La emisora local RBB (Radio y Televisión Pública de Berlín) y Die Welt, citando fuentes policiales, detallan que el supuesto autor del ataque, detenido poco después de los hechos, ha sido identificado como Navid B., nacido el 1 de enero de 1993 en la ciudad paquistaní de Turbat y que entró en Alemania por el paso fronterizo de Passau, la linde con Austria, el 16 febrero de este año. Ambos medios insisten en que el sospechoso había sido detenido con anterioridad como supuesto autor de delitos comunes y menores.

Su arresto, según ha informado Die Welt, se produjo gracias a un testigo que, tras ver como se bajaba del camión y se daba a la fuga tras atropellar a decenas de personas, le siguió. El testigo alertó a la Policía y estuvo hablando por teléfono con el servicio de emergencias mientras perseguía al sospechoso hasta el Tiergarten, el zoo de Berlín, en cuyas inmediaciones fue finalmente detenido.

Una unidad especial de la policía alemana entró hoy en un albergue de refugiados de Berlín, situado en un hangar del antiguo aeropuerto de Tempelhof, situado en el centro de la ciudad, que desde el año pasado y debido a la gran afluencia de peticionarios de asilo se habilitó como centro de acogida.

El vehículo que se convirtió en un arma mortal tiene matrícula de Danzig (Polonia). La policía de Berlín afirmó que tiene sospechas de que el camión habría sido robado. El responsable de la compañía propietaria del vehículo declaró que su primo —también polaco— había viajado con ese camión hacia Berlín con la intención de pasar la noche en la ciudad, pero que en ningún momento tenía que atravesar el centro.

El dueño de la empresa dudaba de la posibilidad de que el conductor, con 15 años de experiencia, fuera el responsable del supuesto accidente y apuntaba la posibilidad de que se tratara de un robo o un secuestro, lo que más tarde pareció confirmar la policía. El copiloto, de nacionalidad polaca y sobrino del dueño de la empresa, fue hallado muerto en la cabina. Los primeros datos apuntan a que fue asesinado a balazos, según el ministro del Interior de Branderburgo, Karl-Heinz Schroeter.

Los datos de GPS del vehículo indican que hacia mediodía del lunes estaba detenido frente a la sede de la empresa en Berlín y que volvió a ser puesto en marcha hacia las cuatro de la tarde. El ataque contra el mercadillo se produjo sobre las ocho de la tarde.

Los ministros de Interior de los 16 estados federados alemanes acordaron hoy con el titular del Ministerio federal, Thomas de Maizière, mantener abiertos los mercadillos de Navidad, con nuevas medidas de seguridad si son necesarias. No obstante, os responsables de la ciudad-estado de Berlín han pedido a las empresas que gestionan los mercadillos en la capital que no abran hoy “en consideración a las víctimas y sus familiares”.