Británicos protestan por visita de Trump

157

Londres.- Miles de personas se movilizaron este lunes en Londres y en otras ciudades británicas para pedir que se cancele la visita de Estado al Reino Unido del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Las protestas se sumaron a una petición vía Internet que cuenta con más de 1,5 millones de firmas, reseñó DPA.

Los manifestantes llevaron carteles y pancartas con consignas como “No al racismo, no a Trump” y “Refugiados son bienvenidos aquí”, en referencia al decreto del presidente estadounidense que prohíbe el ingreso de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

Trump fue invitado a realizar una visita oficial al Reino Unido este año por la reina Isabel II de Inglaterra a través de la primera ministra Theresa May. La mandataria le transmitió la invitación el viernes mientras se encontraban reunidos en Washington.

Los propios participantes de la protesta estimaron en las redes sociales que decenas de miles de personas acudieron a la movilización en el centro de Londres.

Algunos gritaban “qué vergüenza, May”, acusando a la primera ministra británica, Theresa May, de priorizar la “especial relación” con Estados Unidos en vez de confrontar a Trump por su política migratoria.

Otros llevaban una gran fotografía de Trump con el nombre de “Twitler”, un juego de palabras que alude al frecuente uso de la red social Twitter por parte del presidente estadounidense, y el nombre del líder nazi Adolf Hitler.

“No vamos a permitir que gane el odio. Que Theresa May se enfrente a Trump por su vergonzosa prohibición contra los musulmanes”, escribió Amnistía Internacional en el Reino Unido en su cuenta de Twitter.

“Theresa May tiene que escuchar finalmente al pueblo y a los representantes de los partidos políticos, y comunicarle directamente al presidente Trump nuestra fuerte oposición a su política”, dijo el legislador del Partido Nacional Escocés Angus Robertson antes de su discurso en la protesta de Londres.

Varios diputados británicos pidieron hoy que se lleve a cabo un debate urgente en el Parlamento sobre el veto temporal de Trump a la entrada de ciudadanos.

A pesar de las críticas recibidas, el Gobierno británico insistió en que no cancelará la invitación.